sábado, 12 de septiembre de 2020

Hastío.

 

Ayer en la mañana con mi voz cansada, urgente y húmeda fui besando tus tinieblas. No me alcanzaron el tiempo o los silencios para brindarte lo poco que tengo... otros soles y otros cielos. 

Ayer las manchas en la pared se bebieron nuestra historia, las promesas, la intención y el miedo!

Cada día para ti fue el último, tus palabras demasiado cortas y demasiado poco el deseo de volar.

Ayer fue suficiente perder para ganar, llenar de cirros mi mundo para poder amarte... ayer me equivoqué y hoy quiero más!

Me supe capaz de reír con los secretos y los años ayer, sin ser cruel, sin adornos ni caricias. 

Es tarde, mi sonrisa está cansada... me basta una brizna de hierba para ocultarnos, horadar tu abismo a dentelladas... olvidar.

Ayer soñé con libros y polvo, un espejo inacabado... el camino de tus verdades marchitas.






jueves, 16 de julio de 2020

Todavía

Dime todavía que los sueños, a fin de cuentas terminan por romperse cuando se perdona demasiado.
Para conocer; primero debes amar, atrapar el amanecer juntos y descalzos...
Tú y yo volamos sobre magníficas noches... Yo vivía por noches como aquellas pero las odiabas tú.
Dime todavía que buscas olvidar el relieve de cada palabra injusta, la bruma de mi verso y todas nuestras mentiras. 
Dime todavía... para escapar!
Déjame vivir a salvo de tus ansias tristes y mudas, respirando a penas... regresando a ser quien soy!
Ya basta!!!
Dime todavía que mi voz no te hace falta, que eres un hombre de pocos años y mucha rabia!
Hoy me puede tu silencio sin preguntas y te entregas y me olvidas...
Dime todavía que la vida me es muy fácil y aburrida, casi nada o casi todo! 
Guardo tu sangre en mis alas de cristal, todo el cansancio y la crítica absurda. 
Dime todavía que no existo ya en tus besos, con la piel desierta de velados misterios... de terciopelo y humor extraño.

Andy Rumbaut

viernes, 24 de abril de 2020

Paradoja

Calla!
No es momento para guerras! Hoy quiero decir adiós, dejar un charco de perlas breves y una pared de secretos llena!
Detrás del telón se me esconden las verdades, mis palabras juegan insensatas... llevo una sed primaria de soledad.
Calla por favor! No terminas de crecer, vehemente y deshonesto, desnudo de tiempo y otros hilvanados suspiros.
Vamos a mentirnos dulcemente, acariciar las horas mustias, despertar la magia de mis aguas crueles e insomnes... vivir, casi vivir.
  

   Andy Rumbaut

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Despectus

Todavía mi sonrisa es de invierno, ya no queda nada que ganar... que así sea!
Rielan malditos mis días rescatando la memoria y su voz acerba... nunca me han gustado las sorpresas.
Fue usted maravilloso a veces, infinito siempre, necesario nunca! 
Hoy la certitud me guía lejos de sus caminos, de sus mañanas; de sus efímeros espejos sin prisas y sin calma... que así sea! 
Todo le ha salido bien, o casi! La palabra difícil y el adiós... el brillo prestado!
Siento frío por usted y de su ausencia, de su sonrisa de papel y mariposas muertas.
El color azul casi distante, ha quedado atrás, que así sea! 
Y otros mapas dormirán ocultos, cosechando polvo... sin segundas partes. Las aves siempre recuerdan!
Todavía juego a ser niño, a perpetuar estigmas y desvestir la magia. Quiero llamarle traidor y sudo escarcha! 
Usted me verá bailar en el silencio, intentará reír a mis espaldas, podrá llorar cuando esté triste y tambien morir cuando haga falta.
Sea libre hoy! Que así sea!!

                  Andy Rumbaut 

miércoles, 18 de diciembre de 2019

Trémulo

Esa mañana escuché la tinta secarse en el papel... como un adiós intermitente. Descubrí la sed en mi piel que ya no vivía sin tus besos, un coro de urgencias discordantes, casi aburrido y fugitivo. 
Era la mañana última de un otoño indiferente, volví a odiar este deseo!
Me olvidé de tantas  cosas! Del dolor ajeno y evidente, de tu sangre vegetal... de la ultima crónica y el último grito… del tiempo suficiente para bailar descalzo una danza tribal. 
Renacer duele tanto como morir, como borrar tus huellas.
Allí donde el viento cerró todas mis puertas la inaudita razón agoniza de silencio; quemé tus cristales… para olvidar, para engullir la noche.
A dónde escapan la luz, la sonrisa y la marea? Criatura demente de magia y cicatrices!

Andy Rumbaut

jueves, 10 de octubre de 2019

Sucinto

Amor, así sin riesgo o recompensa todo lo que tengo para dar es mi memoria, es el peso de estas alas al borde de la noche y la distancia.

Amor, déjame herido de luna, déjame lejos de tus oscuros paisajes, de tus ansias de fugas inmediatas... de tantas leyes y letras, de muchas cosas.

Los pedazos y los disparates, otros miedos y otros árboles y la misma urgencia.

Que la razón es suficiente amor!

Hoy mi piel está cansada.

Sabes amor? Las pesadillas también son sueños; sueños que se mueren en un rincón!

La mañana, amor; se ha asomado a mis ventanas... ha llegado para quedarse... casi para siempre quedarse! 

Que no se te olvide volver, amor! 

Trae contigo esa máscara y la última de mis sonrisas, tu mirada verde y aunque sea, amor... una palabra. 


                                                                  Andy Rumbaut

miércoles, 8 de mayo de 2019

La tranquila fuga o el aburrimiento.

A esta hora mágica cuando nacen las flores y la lluvia, me sobra la cordura.
Estoy esperando el fin de mis pasos aquí, donde el camino de tierra parece respirar, aquí donde mis tristes latitudes... aquí, como las polvorientas aves que pueblan mis sueños. 
Nunca hermoso y hermoso siempre, descosiendo las noches y los años y los secretos de los hombres que no olvidé.
No me perdono el hambre de tiempo y de certezas, duermo lejos de tus noches y ando así por ahí... viviendo una vida que no me pertenece, una vida llena de infiernos y mitades, una extraña realidad.
Lo raro es que aún me sobrevive las sonrisa, la voz de contralto, el invierno en la piel. 
A esta hora mágica, sin ideas y sin nada que contar voy diciendo adiós para escapar y aprender... y sufrir. 

Andy Rumbaut